Hoi An, nuestra ciudad favorita en Vietnam

¿Sabías que Hoi An es una de las ciudades más visitadas de todo Vietnam? Casi ningún turista pasa de largo! Con su ambiente relajado, su casco antiguo sin motos ni coches, su cientos de boutiques, cafés y sus extraordinarios farolillos de colores, Hoi An es un lugar muy especial. Y después de varias semanas viajando por Asia durante nuestra vuelta al mundo, no queríamos perdernos esta ciudad por nada del mundo! ¿Vienes a descubrir Hoi An con nosotros?

Cómo llegar a Hoi An

Nosotros llegamos desde Hué en autobús. Las conexiones entre Hué, Da Nang y Hoi An son muy frecuentes (en bus, ya que el tren no llega a Hoi An), y no muy caras! Nosotros elegimos un bus-cama con la compañía The Sinh Tourist (compañía turística de referencia en Vietnam) y pagamos 119000 dongs (4€ por persona). Eso sí, los 120 kilómetros que separan las dos ciudades se recorren en 4 horas y pico!

Si llegáis desde Da Nang, un taxi saldrá por algo menos de 300000 dongs y muchos hoteles proponen traslados gratuitos a Hoi An!

hoi-an-4

Dónde dormir en Hoi An

Nosotros escogimos el Golden Horse Villa Hotel, por 12€ la noche, un poco alejado del centro histórico. Las habitaciones son grandes, hay aire acondicionado y una buena ducha, pero el desayuno no está incluido. Sin embargo, tienen bicicletas que pudimos utilizar todos los días! Una gran ventaja ya que hay varias cosas interesantes que visitar alrededor de Hoi An. Además el personal del hotel fue súper amable en todo momento (un día de lluvia fueron al mercado para traernos un par de smoothies de plátano y piña, y la recepcionista se levantó a las 5 de la mañana para decirnos adiós el día que nos marchábamos!). Eso sí, reconocemos que la localización no es la mejor pero con las bicicletas en 10 min estas en el centro.

hoi-an-5

Visitar Hoi An en 3 días

La ciudad en sí misma es bastante pequeña, y un día puede ser suficiente para visitar las principales atracciones turísticas. Sin embargo, nos encantó el ambiente y no nos arrepentimos de habernos quedado dos días más! Hoi An tiene una larguísima historia como ciudad mercante, por donde pasaban los barcos de mercancías de medio mundo antes de entrar y salir de Asia. Esta riqueza histórica se refleja en la forma de vida de sus habitantes, la variedad de sus productos locales, el renombre de sus hierbas medicinales, la amplia diversidad de su comida, y la (exagerada) cantidad de sastrerías! Hacerse un traje o un vestido a medida en Hoi An aparece en el top 10 de las actividades a hacer en la ciudad! Nosotros no lo hicimos, tenemos suficiente con lo que llevamos en nuestras mochilas, gracias!

Día 1 en Hoi An: visita del centro histórico

El centro de Hoi An está formado por un montón de calles peatonales (sólo abren al tráfico a la hora de comer). Con sus casas antiguas de color amarillo mostaza y madera, y sus cientos de faroles de colores, es muy agradable pasear sin rumbo fijo entre los cafés y tiendas.

En las oficinas de turismo de la ciudad venden tickets para visitar atracciones. Un ticket de 120000 dongs (4€) os permitirá visitar 5 de los 22 lugares turísticos de la ciudad, los que vosotros elijáis. No está mal! Nosotros visitamos los siguientes: la Casa de Tan Ky (antigua familia de mercaderes), el Museo de Cerámica, el Museo del Folklore local, la casa común de Minh Huong y el famoso Puente Cubierto Japonés (símbolo de la ciudad, ya que hace 400 años unía históricamente el barrio japonés con el territorio chino).

hoi-an-17

hoi-an-19

hoi-an-16

hoi-an-15

hoi-an-18

Merece la pena visitar también el mercado de la ciudad. Dentro del gran edificio antiguo, hay una zona de mini restaurantes (bastante ricos y baratos, comimos allí por apenas 80000 dongs, 4€). También en el interior hay una zona donde venden arroz de diferentes clases, y otros productos secos. Por último, la zona más al sur del edificio está dedicada a la carne, pero no os aconsejamos pasar por allí si queréis seguir comiendo carne en Vietnam! Alrededor del mercado hay cientos de puestos de recuerdos y baratijas. Y al sur del mercado hay una gran zona al descubierto donde se venden verduras y frutas de mil colores! Nos gustó pasear por allí y descubrir los productos de la región! También nos sorprendió ver que las vendedoras no dudan en echarse una siestecita mientras los clientes pasan! Tienen otra forma de ver el marketing por aquí, ¿eh?

hoi-an-13

hoi-an-14

Si buscas un café para descansar un rato viendo la gente pasar, o simplemente para protegerte de la lluvia como nos pasó a nosotros, te recomendamos sin duda el “Reaching Out café”. Y no es porque su café vietnamita local y ecológico esté rico, o porque sus precios sean asequibles, ni tampoco porque la decoración y el ambiente sean preciosos. No no, lo mejor del Reaching Out es que todos los trabajadores son sordomudos! No hay música estridente, no vendrán a preguntaros “Hellooo, buy something!?”(frase favorita de los vendedores del país), y de hecho por todo el café hay señales pidiendo a la gente que hable susurrando. El objetivo es doble: por una parte, dar trabajo a una centena de trabajadores sordomudos dentro y fuera del café; y por otra, proporcionar un ambiente tranquilo y respetuoso para saborear un momento de paz (sumado a la ausencia de motos y coches en el centro de la ciudad, es genial!). Eso sí, sus cookies no son cookies sino una especie de Oreos aplastadas. Pero por lo demás todo muy bien!

hoi-an-3

Para comer, os recomendamos escapar un par de calles al norte del centro y pasar por el Café 41, un restaurante familiar al que fuimos a comer 3 veces! Gran variedad y calidad en su menú, ricos platos locales (mención especial para su delicioso Cao Lau, especialidad local a base de tallarines y crujientes de cerdo con limón). Los restaurantes del centro son mucho más caros (hasta 4 veces más) y no ofrecen mejor sabor! Y además, en el Café 41 la dueña os recibirá con una gran sonrisa y su mejor voluntad. ¿Quieres una razón más? La cerveza a 3000 dongs (0,12€) la caña… casi un regalo!

hoi-an-1

Después de las visitas del centro, nos subimos en nuestras bicicletas para llegar hasta Thrah Ha, conocido como el pueblo de los artesanos de la arcilla. Es en realidad una parte del pueblo donde se concentran varios artesanos. Por 20000 dong (un poco menos de un euro), se puede acceder a la zona y recibir un pequeño curso de modelaje de arcilla con una amable señora. Nos gustó! Un pequeño consejo: si buscáis en Google Maps, no vayáis a Thrah Ha, ya que os llevará al centro de la ciudad. Buscad Pottery Tour Thrah Ha, cuando llegaras veras un museo enorme, sigue tu camino y al fin de la ruta estara el pueblo! Cuando estábamos de camino hacia el hotel nos cayó una enorme tormenta, así que nos quedamos a cubierto hasta la noche!

hoi-an-20

hoi-an-21

Por la noche, la ciudad se transforma. Al caer el sol, los farolillos de la ciudad se encienden, llenando las calles de cientos de estrellas de colores. ¡Un espectáculo casi mágico! La atmósfera se relaja, la música de los bares empieza a sonar, y los visitantes sonríen disfrutando del ambiente mágico y la luz de las velas flotando en el río. Nos encantó pasear por las calles antiguas. Espectáculos de música tradicional, niños cantando en la calle, mercadillo nocturno, bares de lo más chic (como el Q Bar con sus sabrosos cócteles)… Perfecto!

hoi-an-2

hoi-an-27

Día 2 en Hoi An: los alredores en bicicleta

Nuestro segundo día en Hoi An lo dedicamos a descubrir los alrededores en bicicleta. En nuestro programa teníamos visitar el pueblo de Tra Que por la mañana, conocido por ser un gran huerto ecológico. Como está situado en una isla del río, 6 kilómetros al norte del centro de Hoi An, fuimos en nuestras bicicletas. Sin embargo, a parte de una gran huerta y un molino de agua, y un montón de turistas, no había mucho más! Sí, Tra Qué es bonito, no decimos lo contrario, pero nos decepcionó. Esperábamos ver algo más interactivo, sobre todo sabiendo que es una de las atracciones principales de la ciudad. Posiblemente sea porque para nosotros europeos no es tan raro ver huertas, no estamos seguros!

hoi-an-23

De cualquier manera, regresamos poco a poco hacia el centro y comimos algo temprano, porque a la 1 de la tarde teníamos que estar en la oficina de Heaven & Earth Bicycle Tours! El día anterior habíamos reservado un tour en bicicleta por las islas del río al sur de Hoi An, cruzando los dedos para que la lluvia nos diera un respiro… y nos lo dio! Además tuvimos mucha suerte porque tuvimos una guía súper amable sólo para nosotros (ventajas de viajar en temporada baja!). Huyen (así se llamaba nuestra guía) empezó nuestro tour con 45 minutos de barco para llegar a la primera isla, donde visitamos una antigua casa tradicional y un taller de esterillas. Aquí todo el mundo duerme en camas de madera o sobre el suelo, y las esterillas son muy importantes! Esta señora tardaba 4 horas de trabajo para hacer una esterilla… a sus 92 años! Nada mal eh?

hoi-an-12

hoi-an-11

Seguimos pedaleando atravesando diferentes zonas de la isla, y pasando de una isla a otra. Los arrozales, las vacas, los búfalos, la vegetación, las sonrisas de la gente local… Nos pasamos la tarde sonriendo! Y todo acompañado de los comentarios e indicaciones de Huyen, siempre interesantes! Siguiente parada: una casa local donde criaban cerdos y hacían licor de arroz. Además de explicarnos los múltiples usos del cerdo para las familias (incluso para aprovechar el gas de sus cacotas para tener fuego), probamos un licor de arroz casero bastante malo por cierto! Después descubrimos otros oficios artesanales como la incrustación de nácar y la construcción artesanal de barcos. Y por fin aprendimos por qué los barcos de Vietnam tienen dos ojos pintados en la parte delantera: la primera teoría dice que es para ahuyentar a los malos espíritus del río; la segunda dice que es para asustar a los cocodrilos, sobre todo en el sur de Vietnam; y la tercera y más realista, dice que los hombres vietnamitas beben tanto alcohol que los ojos pintados les ayudan a identificar la parte delantera del barco cuando están borrachos! También pudimos remar en un “basket boat”, un barco redondo hecho de bambú que utilizan allí para pescar! Fue un momento gracioso, nunca habíamos hecho algo así!

hoi-an-6

hoi-an-7

hoi-an-8

hoi-an-9

hoi-an-10

9 kilómetros de bicicleta y 5 horas después, regresamos al centro de Hoi An para disfrutar de la noche iluminada de la ciudad.

Fue nuestro día favorito, pasar tiempo los dos con una guía solamente para nosotros fue genial ! Aprendimos bastante sobre los vietnamitas y su cultura, nos gustó el contacto con la gente local en pueblos donde no van los turistas. Un día que recordaremos!

Día 3 en Hoi An: disfrutar de la ciudad

Para el tercer día, varias actividades están disponibles según vuestros gustos: clases de cocina, excursión a las Montañas de Mármol, visitar la zona desmilitarizada (vestigios de la guerra de Vietnam), etc. A nosotros nos salió un día gris y estábamos cansados, así que preferimos quedarnos en el centro y pasear para disfrutar de nuestro último día en el centro de Vietnam. Además, Navidad se acercaba y queríamos comprar un par de recuerdos, así que recorrimos algunas tiendas y nos tomamos la tarde con tranquilidad para descansar.

hoi-an-24

hoi-an-25

hoi-an-26

Al día siguiente nos esperaban 15 horas de tren dirección Mui Né, en el sur de Vietnam!

2 opiniones en “Hoi An, nuestra ciudad favorita en Vietnam”

Comentarios cerrados.