Hanói : la asfixiante capital de Vietnam

¡Por fin en Hanói, capital de Vietnam! Llamada por los lugareños “la ciudad entre los lagos”, Hanói es la segunda ciudad más poblada del país después de Ho Chi Minh City. Y podríamos decir que, desde que empezamos nuestra vuelta al mundo, es la ciudad que más nos sorprendió! Es una ciudad en constante movimiento. Nada más llegar tuvimos que abrirnos paso entre bicicletas, motos, peatones, coches y autobuses, todo ello bajo 31 grados de calor húmedo y con nuestras enormes mochilas en la espalda! Nos quedamos en Hanói un día para visitar la ciudad, y tres noches, ya que desde aquí hicimos excursiones a la bahía de Halong y Tam Coc (la bahía de Halong en la tierra).

Dónde dormir en Hanói

Escogimos el hostal “Happy Moon“, ubicado en el centro histórico de la ciudad sobre todo porque está cerca de los principales lugares de interés, hay una buena relación calidad/precio (13 euros la noche con baño privado, aire acondicionado y desayuno incluido). Nos encantaron sus pancakes de banana, estaban buenísimos!! Nos quedamos sorprendidos por la atención del personal, fueron realmente amables y cuidaron de nosotros, tanto con respecto a la habitación como para contestar a nuestras preguntas sobre las excursiones fuera de la ciudad (también ofrecen viajes ellos). También nos guardaron el equipaje gratis durante una noche mientras visitábamos la Bahía de Halong! Eso sí, un pequeño consejo: si buscáis un hostal sin ruido, mejor no busquéis en el casco antiguo (el ambiente de Hanói es muy ruidoso!).

hanoi-4

Visitar Hanói en un día

Casco antiguo de Hanói (o las 36 calles)

Caminar por el casco antiguo llamado también “las 36 calles”: este fue nuestro primer contacto con Vietnam y francamente creíamos estar en otro mundo! Las calles están llenas de coches, motos, bicicletas, peatones, vendedores ambulantes… Las aceras son prolongaciones de las casas y las tiendas, por lo que están llenas de motos aparcadas, gente comiendo, vendiendo, fumando, vendedores de todo tipo… así que pasear es todo un reto!

Para cruzar la calle, hay un truco: si esperas a que te dejen pasar, nunca pasarás! Hay que avanzar poco a poco pero con decisión: no te preocupes, te esquivarán! Nuestra técnica al principio fue cruzar a la vez que un vietnamita, a su ritmo.

En las calles se vende y se compra de todo: tiendas de juguetes, alimentos, flores, decoración, etc. También hay muchos pequeños restaurantes y cafés. Pero, a todo esto, ¿por qué se les llama “las 36 calles”? Pues porque que cada calle corresponde a un oficio! Hay una calle para los cafés, una calle para los objetos de plata, para las telas de seda, las escaleras de bambú, etc… Incluso hay una calle especial para las agencias de viajes: Luong Ngoc Quyen. Allí encontraréis todas las imitaciones posibles de la agencia de viajes “The Sinh Tourist” (agencia de calidad que ha “inspirado” el nombre de otras mil agencias en todo el país: “the tourist sinh, the sinh café, the café sinh tourist…”)

hanoi-15

hanoi-14

hanoi-13

hanoi-12

El mercado de Cho Dong Xuan

Cho Dong Xuan es un mercado cubierto, de difícil acceso debido al tráfico que lo rodea. Pasamos unos 30 minutos allí, ya que sobre todo venden ropa, baratijas, recuerdos, etc… No es nuestro estilo! El mercado es grande y el espacio para pasar muy pequeño, así que hay que escurrirse y tratar de encontrar el camino. No nos gustó mucho este mercado, no es especialmente típico y parece que lo que se vende es más productos baratos de China que artesanía.

hanoi-7

Lago Hoan Kiem

El Hoan Kiem es uno de los principales atractivos de la ciudad. La leyenda dice que en el siglo XV, el Cielo envió al emperador una espada mágica para que expulsase al ejército chino de Vietnam. Tras la guerra, una tortuga dorada recuperó la espada y se sumergió en las profundidades del lago para devolvérsela a los dioses. De ahí el nombre de Hoan Kiem: el lago de la espada devuelta. Bonita historia, ¿no?

Hoan Kiem se encuentra cerca del casco antiguo, fuimos a pie para dar un paseo. Con sus numerosos árboles es agradable pasear y disfrutar de un poco de sombra en la calurosa Hanói. Alrededor de todo el lago hay vendedores de souvenirs, comida… En el centro del lago se pueden ver el templo Ngoc Son y una pequeña pagoda inaccesible.

hanoi-6

hanoi-5

Templo Ngoc Son

Es un templo en una isla en medio del lago Hoan Kiem, que está conectado a tierra por un bonito puente rojo. La entrada es muy bonita, con sus puertas de colores. No lo visitamos por dentro, ya que después de 6 semanas en Asia paramos un poco de visitar templos.

hanoi-11

Catedral de Saint Joseph

Siguiendo las recomendaciones de varios blogs y guías de viaje, nos acercamos a visitar la catedral de San José. La verdad es que nos decepcionó un poco ya que no es tan bonita ni está tan cuidada como pensábamos! Punto negativo, no pudimos visitar el interior!

hanoi-1

Templo Ba Da

Por curiosidad nos metimos por una pequeña puerta en medio de una calle cerca de la catedral, y nos encontramos con este bonito templo! Un verdadero remanso de paz en medio de esta capital tan agitada. Dimos una vuelta entre sus edificios y disfrutamos de la tranquilidad y el olor a incienso antes de continuar nuestro camino.

hanoi-9

hanoi-10

El mausoleo de Ho Chi Minh

Se encuentra al oeste de la ciudad, fuimos a pie, pero es un poco lejos (30 minutos a pie desde el lago). Se encuentra en una gran plaza protegida por la policía. Ho Chi Minh fue el fundador de la República Democrática de Vietnam, y en la actualidad se le considera un héroe vietnamita por lucha contra el imperialismo y sus ideas comunistas. Su cuerpo está conservado en una gran urna de cristal que se puede visitar entre las 8am y las 11am. Nosotros no quisimos visitar el interior, pero si lo hacéis deberéis mostrar tanto respeto como los vietnamitas que vienen hasta aquí en peregrinación!

hanoi-8

Tomar un zumo fresco en las calles de Hanói

Cerca del mausoleo de Ho Chi Minh, nos encontramos con este bar de zumos, y no creemos que haga falta deciros que con el calor que hacía lo disfrutamos mucho!

hanoi-17

Cenar en las calles de Hanoi

Por la noche salimos a buscar algo para comer. Hay muchos pequeños restaurantes para comer, aunque por lo general, los turistas sin mucha experiencia evitarán los puestos de comida en la calle con mesas de plástico y taburetes de tamaños irrisorios para nosotros europeos. ¡Gran error! Igual que ocurre en Tailandia, los puestos de comida callejera son los mejores!

Encontramos uno donde había muchos vietnamitas comiendo así que decidimos probar suerte. Comimos el famoso Pho Bo, la especialidad de la zona, una sopa de noodles (tallarines) con verduras y carne de ternera. Estuvo bastante rico, pero lo mejor fue sentirnos realmente en otro mundo: comida exótica, sentados en medio de la calle con los scooters que zumbando al lado de nosotros, el ruido, las luces… el ambiente de Hanói!

hanoi-3

Sólo nos quedamos un día en la ciudad. Si pensáis quedaros más tiempo hay varios museos para ver como el Museo de la Mujer, la Prisión de Hoa Lo, el Templo de la Literatura. Nosotros no pudimos disfrutar tampoco de la famosa Pagoda del Pilar Único (estaba en obras) y una tormenta nos impidió disfrutar de los jardines del Palacio Presidencial!

Quisimos pasar sólo un día en Hanói porque había otras cosas que nos interesaban más! Nos sorprendimos de ver que Hanói no parece realmente una capital. No es tan grande, ni moderna, ni desarrollada, a diferencia de Bangkok por ejemplo.

Fue interesante visitar la capital, aunque a la primera vista no podemos decir que nos gustara realmente: entre el tráfico, el calor y el ruido de los cláxones, nos pareció sofocante. Sin embargo, siempre es interesante descubrir nuevos lugares y nuevas culturas! Continuamos nuestro viaje por el norte de Vietnam con la bahía de Halong y Tam Coc (la bahía de Halong en la tierra).