Yogyakarta, el corazon de Java

Después de un mes cruzando Vietnam de norte a sur, nuestra próxima parada en nuestra vuelta al mundo fue Indonesia! Y la primera parada en este hermoso país fue la ciudad de Yogyakarta, un lugar que nos dejó sentimientos encontrados. ¿Quieres saber por qué? ¡Sigue leyendo!

¿Cómo llegar a Yogyakarta desde Jakarta?

Llegamos en avión desde Yakarta, la capital. Hay un montón de aviones entre Yakarta y Yogyakarta. Elegimos la aerolínea Airasia porque sus precios y horarios nos convenían mejor que otras aerolíneas. El vuelo es rápido (una hora) y el precio muy razonable (unos 30 € por persona). Desde el aeropuerto de Yogyakarta hasta el hotel tomamos un taxi que nos costó 90.000 IDR (6.50 €) y en menos de tres cuartos de hora estábamos en nuestro hotel.

¿Dónde dormir en Yogyakarta?

Hay dos áreas principales para dormir en Yogyakarta: Sosrowijayan, la zona al sur de la estación de tren (la zona de hoteles llenos de turistas) y Prawirotaman, al este, una zona más tranquila. Como os imaginaréis, elegimos la segunda opción. Encontramos la guesthouse Good Karma, que nos encantó, situada en una pequeña calle donde no hay tráfico. La decoración es agradable y el personal muy amable. Tiene varios dormitorios compartidos pero hay una habitación privada (la que reservamos) decorada en madera con una ducha privada al aire libre, que está muy bien. El precio es de 20 € / noche con desayuno incluido.

Visitar el centro de Yogyakarta

Decidimos pasar 3 días en esta ciudad principalmente visitando los templos cercanos. La ciudad no nos pareció especialmente bonita, hay un montón de tráfico, muchísimo calor y las principales atracciones de la ciudad no son tan bonitas como nos esperábamos. Aquí os dejamos los lugares que visitamos en Yogyakarta. Antes de empezar, queremos advertiros que nuestra visita coincidió con una fiesta nacional, ¡así que había mucha gente en las calles!

Mercado de Beringharjo

Este enorme mercado cubierto es el más grande de Yogya, y está al norte de Kraton. Encontraréis de todo: comida, especias, frutas, verduras, el famoso batik (tejido con estampados tradicionales), ropa local… El lugar es bonito pero hay siempre mucha gente.

Un paseo por el distrito de Kraton

El Kraton es el antiguo palacio de la ciudad, ahora transformado en un área rodeada de murallas. En este vasto espacio viven miles de personas, de las cuales 25.000 son empleados directos del sultán de Yogyakarta! Un paseo en este barrio laberíntico es agradable, pero es muy fácil perderse!

Taman Sari (o Palacio de Agua)

Esta es una de las atracciones más populares de Yogyakarta. Taman Sari fue una vez una especie de spa para el Sultán, con sus piscinas y jardines, donde toda la corte iba a refrescarse en los meses más calurosos. Nos gustó mucho pero nos decepcionó un poco su tamaño (se visita muy rápido). El precio es de 15.000 IDR por persona, o 1 €.

El Palacio del Sultán

Hay un área de palacio que se puede visitar. Sin embargo, no pudimos acceder ese día porque había una fiesta nacional y el palacio estaba cerrado! Así que pudimos ver desfiles y bailes locales en la calle, lo cual no está tan mal! Si conocéis el palacio, no dudéis en compartir vuestra opinión con nosotros.

Calle Malioboro

Es la principal calle comercial de Yogyakarta, y además en esta calle está el mercado y la parte más animada de la ciudad! Los atascos de tráfico son impresionantes en Malioboro, los coches se mezclan con scooters, becak (una especie de tuk-tuk típico indonesio decorado con colores precioso), carros de caballos y peatones! Malioboro está llena de tiendas de todo tipo!

Transportes

Dentro de la ciudad simplemente caminamos, las distancias no son largas incluso si con el calor a veces es un poco pesado! Cogimos un taxi una vez y para visitar los templos de Borobudur y Prambanan compramos un tour con transporte incluido.

Dónde comer ?

La comida en Yogyakarta nos sorprendió para bien! La comida indonesia es muy sabrosa, y os recomendamos comer en los pequeños restaurantes llamados “warung”, que encontramos por todas partes! Los precios son bajos (alrededor de 50.000 IDR o 3 €) y se come muy bien!

Entre los restaurantes que más nos gustaron, os recomendamos los siguiente:

Bedhot Resto : un pequeño restaurante agradable donde puedes encontrar comidas indonesias y mucho más! El curry con berenjenas es particularmente bueno!

Via Via restaurante : nos gustó tanto que fuimos 3 veces! Simplemente nos encantó, el lugar es agradable, bien decorado, deliciosa comida a un precio razonable con productos orgánicos/biológicos!

Yam Yam restaurante : un muy buen restaurante tailandés, comimos muy bien y el personal es muy amable! La decoración es relajante. Si vais, os recomendamos probar el Pad Thai, es excelente!

Il Tempo del Gelato : Si como nosotros después de la visita de un templo vuelves a tu hotel y estás muerto de calor, ve y prueba un buen helado en esta heladería!

Restaurante Nanamia : Ganas de comida italiana? Aquí las pizzas son buenas, pero lo que preferimos fue la enorme terraza con césped con los farolillos, es tan agradable para una cena romántica!

Disfrutamos de nuestra estancia en la ciudad, aunque en Yogyakarta en sí no hay mucho que hacer. Nos encantaron los templos alrededor, y queríamos visitar la ciudad antes de cruzar la isla de Java para llegar al volcán Bromo.