Road trip en Australia: día 1, Byron Bay y Ballina

Este día comenzó nuestro road trip desde Brisbane hasta Sydney. Así que empezamos por ir a buscar el coche al centro de Brisbane, y lo devolveríamos al final del viaje en Sydney. ¡Empieza nuestro road trip de 9 días! Primera parada: Byron Bay.

Nos pusimos en camino con nuestro pequeño Hyundai, que nos fue como anillo al dedo! Bueno, lo reconocemos, la primera vez que condujimos por la izquierda y con el volante a la derecha nos pareció un poco complicado (aunque ya habíamos conducido en Irlanda antes). Al principio queríamos pasar las marchas con la derecha, pero la palanca estaba a la izquierda; queríamos poner los intermitentes con la mano derecha pero activábamos los limpiaparabrisas… pero después de un rato nos acostumbramos y todo fue como la seda!

Nuestra primera parada era una de las ciudades más conocidas de la costa: Byron Bay. Situada a 100 kilómetros al sur de Brisbane, es la ciudad más al este de Australia. Es conocida por ser un auténtico paraíso para los surferos, y de hecho cuando llegamos sólo nos cruzábamos con surferos rubios, bien musculados y con los cabellos al viento.

Dimos un paseo por la ciudad, que es muy chula. Hay un montón de tiendas y restaurantes, y pronto nos dimos cuenta de que todo estaba hecho por y para los surferos.

Después de pasear por Byron Bay fuimos a ver la playa y allí hicimos un picnic viendo las enormes olas! Aprovechamos para hacer unos vídeos y unas fotos, era impresionante ver todos los surfistas que había, y de todas las edades!

Tras el paseo por la playa de Byron Bay (pues sí, no nos metimos en el agua porque las olas eran realmente muy grandes para bañarse) nos pusimos en ruta hacia el faro de la ciudad, que nos habían dicho que era “de visita obligada”. Es un antiguo faro de 1901 y uno de los más potentes de toda Australia. Al llegar arriba con el coche, el guarda nos dijo que teníamos que pagar 8 dólares para verlo… pero no, no íbamos a pagar ese precio por ver un faro, así que hicimos una foto rápida desde lejos y nos pusimos en camino hacia nuestra siguiente etapa!

Mientras estábamos conduciendo hacia Ballina, el tiempo cambió y se puso bastante a llover con fuerza. Así que nos fuimos de cabeza al motel que habíamos reservado en Ballina. Al principio estábamos un poco impacientes por ver el lugar donde íbamos a dormir, era la primera vez que dormíamos en un motel y nos parecía que estábamos en una película en Estados Unidos! El lugar fue bastante agradable y tuvimos todo el confort necesario. El motel se llama Almare Tourist Motel.

Fuimos a ver la famosa Giant Prawn (el langostino gigante), al cual hicimos una foto, pero la verdad es que no era nada del otro mundo. Quisimos ir a visitar la playa y la ciudad, pero el tiempo era muy malo y llovía un montón, así que tuvimos que conformarnos con nuestro hotel.

Pasamos el resto de la tarde planificando el resto del viaje y actualizando un poco el blog. Visitaríamos Ballina al día siguiente!