Road trip en Australia: día 4, Port Macquarie

Era ya el cuarto día de nuestro road trip entre Brisbane y Sydney, y este día nos íbamos a Port Macquarie! Nos despertamos temprano en la granja en Valla Beach en medio de la naturaleza. Christina nos regaló un buen desayuno orgánico con su propia receta! No podríamos deciros lo que comimos porque eran unas verduras que nunca habíamos visto, pero estaba muy rico!

Después de este festín matinal nos pusimos en dirección a Port Macquarie para pasear por Town Beach y Flynns Beach, y ver las famosas piedras pintadas. Es un lugar donde los turistas dejan comentarios y dibujos de colores en las rocas, es bastante original y bonito! Os dejamos juzgar a partir de las fotos.

Después hicimos un picnic en la hierba justo enfrente antes de dirigirnos a la actividad del día. Pues por supuesto, si nos paramos en esta ciudad fue para visitar el Hospital de Koalas de Port Macquarie!!

Las 3 de la tarde llegaron y era la hora de la visita guida del hospital. No todos los días tenemos la suerte de ver koalas!

El Hospital de Koalas de Port Macquarie está formado en su mayoría por voluntarios que se ocupan de cuidar los koalas enfermos o heridos de toda la región. El hospital existe desde hace 40 años y también lleva a cabo estudios sobre la salud de los marsupiales.

Como podéis imaginar, no fuimos los únicos a tener la idea de visitar el hospital. Éramos un grupo de unas 30 personas. Una voluntaria nos guió a través de las instalaciones explicándonos su misión y los problemas de los koalas que estaban allí.

La visita dura más o menos 30 minutos y es gratuita, pero si podéis dejar un donativo para el hospital es mucho mejor, porque se mantiene únicamente gracias a los donantes!

Nos encantó este lugar, incluso si las historias de los koalas son a menudo tristes (pero normalmente terminan bien, yeah!). También aprendimos que muchos de los koalas que reciben son reincidentes, conocidos por los trabajadores del hospital. Si vais con niños quizás sea mejor ir a un zoo para ver koalas en buena salud, ya que en el hospital algunos no están precisamente en buen estado!

Al acabar la visita, llegó una ambulancia de koalas con un nuevo enfermo. Pudimos asistir a su llegada al hospital, con una infección en el ojo. Estuvimos contentos de poder verlo porque son unos animales adorables! Un verdadero peluche que dan ganas de abrazar! Los veterinarios nos aseguraron que se curaría sin problemas.

Después de esta visita interesante, fuimos a dejar nuestras cosas en el AirBnb (esta vez una casa normal!) y nos pusimos los bañadores para ir a la playa más cercana! Fue el día más caluroso de nuestro viaje, con 43 grados! El baño nos sentó muy bien.

El AirBnb de esa noche fue perfecto, una habitación y una ducha privados. Los propietarios eran muy amables, como todos los australianos que conocimos! Nos dejaron acceso libre a la cocina, se interesaron a nosotros…

Fue un día genial, entre el desayuno orgánico en Valla Beach, los koalas, la playa… ¡Nos gustó mucho!

Like this?/Vous avez aimé?/Te gusta?