Road trip en Australia: día 6, Newcastle y Hunter Valley

El sexto día de nuestro road trip entre Brisbane y Sidney lo dedicamos a visitar Hunter Valley, una región de vinos muy cercana a Newcastle, en Nueva Gales del Sur.

¿Os preguntaréis por qué nos quedamos dos días en Newcastle? Pues aquí tenéis la respuesta: como sabréis, nos conocimos en un wine tasting en San Francisco, y una de nuestras pequeñas tradiciones viajeras es probar el vino en todos los países que visitamos. Así que no podíamos dejar pasar Hunter Valley, la región vinícola más antigua de Australia. Allí se encuentran más de 150 bodegas y productores de grand crus (nada más y nada menos!).

Así que nos pusimos en camino desde Newcastle hasta el valle (unos 50 minutos por bonitas carreteras). Primero paramos en el punto de información para saber dónde teníamos que dirigirnos. Allí nos explicaron que las primeras viñas fueron plantadas en 1820, y que se cultivan una gran variedad de cepas, desde el syrah hasta el chardonnay pasando por el sauvignon. Pero no os daremos detalles, hay mucha información en la red!

Una vez que tuvimos el mapa entre manos, nos propusimos visitar unas cuantas bodegas. Empezamos por Pepper Tree Wines, donde degustamos un vino blanco y uno rosado. Es seguramente la bodega que más nos gustó! El lugar es precioso, romántico, las explicaciones del bodeguero fueron excelentes, muy amables, y todo gratuito (como cada bodega que visitamos). Os la recomendamos sin dudas.

Seguimos con Tyrrell’s Wines, donde se puede visitar la bodega antigua pero sin guía. Es interesante, pero si queréis una visita guiada tendréis que llegar  a las 10:30am. Después hicimos una degustación de un solo tipo de vino, y el personal de la bodega no nos prestó ningun tipo de atención. Además el vino no fue de nuestro agrado (fue un tinto bastante amargo).

Continuamos nuestras visitas con Hunter Valley Gardens, donde paramos también a hacer un picnic. Como de costumbre en Australia, hay todo lo necesario para comer fuera. Los Gardens es un lugar donde hay varias tiendas y boutiques (decoración, chocolate…) y restaurantes. El lugar es bonito pero bastante turístico.

Después visitamos McGuigan Wines para probar un tinto bastante mejor que el anterior, pero sin embargo no llegó a la altura que nos esperábamos!

Y terminamos las visitas de las bodegas con Peterson House para probar su famoso vino espumoso. Sí, un poco raro, pero es una especialidad de la región así que tuvimos que probarlo. Fue un poco sorprendente, como un cava, agradable pero nada extraordinario.

Al final pasamos un muy buen día en el Hunter Valley, donde no hicimos más que probar vinos. Estábamos un poco “alegres” pero nada más, y de todas maneras Alberto tenía que conducir de vuelta a Newcastle!

Por el camino de vuelta nos paramos a hacer unas compras porque les habíamos dicho a Mathew y Andrew (nuestros anfitriones de Couchsurfing) que les íbamos a hacer una tortilla de patatas para cenar! Estuvimos una hora y media cocinando, pero mereció la pena porque cenamos de maravilla y los dos hermanos estuvieron encantados!

Como siempre, los australianos nos dejaron un muy buen recuerdo, con su amabilidad y su sencillez! Nos sorprendió la naturalidad con la que pudimos compartir con ellos una noche divertida 🙂