Unos días en un remanso de paz en los arrozales de Ubud

Después de haber pasado unos días en Ubud y en las Islas Gili, nuestra familia regresó a Francia y nosotros nos dimos unos días de descanso y bienestar en un super hotel en Ubud. Cerrad los ojos e imaginad el Paraíso. ¿Estáis ya? Ahora abrid los ojos, os llevamos a descubrir el paraíso balinés, el Blue Karma Ubud!

El Hotel Blue Karma Ubud

Situado entre el cielo y la tierra, a 3,5 kilómetros del centro de Ubud, y en medio de los arrozales, el hotel Blue Karma Ubud es el lugar ideal para unos días de relax y de dejarse llevar. En medio de este remanso de paz, construido con respeto hacia el medio ambiente, rodeado de frutales y plantas de perfumes deliciosos, se encuentra una piscina infinita de 25 metros con vistas sobre los arrozales. Hay también una pagoda “Karma Yoga”, con un techo de paja donde se realizan las clases cada día.

Las villas

Entramos en otro mundo… Al final de un estrecho camino en el campo, entre arrozales, el Blue Karma Ubud está compuesto de diferentes casas y villas privadas perfectamente ocultas gracias a los árboles. Son accesibles por un sendero que pasa cerca de todas las casas sin invadir la intimidad de los huéspedes. Dentro de las pequeñas casitas se encuentran unas amplias habitaciones decoradas con muy buen gusto.

La mezcla étnica de la decoración tradicional, el ambiente del lugar y la amabilidad del personal son lo que más nos gustó del hotel.

Acurrucadas sobre la colina, las cabañas tradicionales son muy cómodas, es un lugar realmente único. La sobriedad y la finura de la decoración dan un toque tranquilo a las habitaciones, una invitación al descanso de cuerpo y alma en el corazón espiritual de Bali.

Las villas tienen todo el confort necesario. Nos encantó por ejemplo el baño semi-abierto que da la impresión de ducharse en la jungla.

El restaurante

Una vez más, la decoración es magnífica, el personal siempre dispuesto y los productos locales de gran calidad. Comimos una vez a mediodía allí, y todo estuvo excelente. Pero lo que más nos marcó fueron los desayunos que comimos cada día después del yoga. Son sencillamente enormes y deliciosos! Podréis elegir entre varias combinaciones o componer una bandeja con lo que más os guste. Nos encantó todo, y era tan abundante que no tuvimos hambre hasta la noche!

El spa: masajes

Nos dimos tres tipos de masajes en el spa del hotel:

  • Masaje tradicional balinés: una combinación de estiramientos, puntos de presión y una cadena de movimientos rítmicos que permiten relajarse.
  • Aromaterapia: aceites vegetales concentrados (aceites esenciales), relax y paz para el cuerpo y el espíritu.
  • Masaje de piedras calientes: profundamente relajante, ayuda a calmar los músculos tensos.

Pero le mejor es que los masajes tienen lugar al aire libre, con vistas hacia la jungla y los arrozales. No podíamos estar más relajados!

Yoga

Hay clases de yoga cada día a las 8.30 am y a las 6pm. Nosotros fuimos cada día y pudimos probar dos tipos de yoga:

  • Hatha Yoga: un yoga clásico, más bien tranquilo, en el que se desarrollan la fuerza y la flexibilidad, con especial atención a la respiración. Las posturas duran unos segundos y se busca el equilibrio y la relajación durante el esfuerzo.
  • Ashtanga Yoga: mucho más físico y atlético que otros tipos de yoga. Es una técnica que enseña a sincronizar la respiración produciendo un calor interno que purifica y sublima el cuerpo.

Nos encantó la sala de yoga, muy tranquila y sin ningún ruido, en medio de la jungla. Reconocemos que el calor no ayudó para hacer los ejercicios, pero una buena ducha y un delicioso desayuno nos esperaban después de las clases!

En definitiva, nos encantó el lugar entre el yoga, los masajes, la piscina… Pudimos realmente tomar nuestro tiempo y apreciar todos los servicios del hotel.

Like this?/Vous avez aimé?/Te gusta?

Una respuesta a “Unos días en un remanso de paz en los arrozales de Ubud”

  1. Realmente es lo más parecido al paraíso.
    Un lugar magnífico al que espero ir algún día.
    Gracias por compartirlo con todos nosotros.

     

Comentarios cerrados.