Nuestra primera experiencia de Couchsurfing

¿Qué es esto del Couchsurfing?

Couchsurfing es una plataforma social que permite a cualquier viajero alojarse gratuitamente en la casa de un huésped particular en cualquier parte del mundo. En un principio, la palabra inglesa se refiere al hecho de ir durmiendo de sofá en sofá (couch significa sofá), pero hoy muchos huéspedes proponen cuartos privados y comida a los invitados!

1

¿Cuál es el concepto de Couchsurfing?

Hay que registrarse en el sitio web couchsurfing.com, completar tu perfil todo lo posible (para que los huéspedes te conozcan un poco) y luego ponerse en contacto con otras personas en los lugares por donde viajes. Todos los usuarios pueden ser a la vez huéspedes (hosts) o invitados (guests), ya que Couchsurfing se basa en la reciprocidad. Es un método cada vez más utilizado alrededor del mundo, principalmente porque permite viajar sin pagar hoteles, y sobre todo porque proporciona una experiencia cultural, social y personal muchísimo más enriquecedora que una cadena de hotel!

4

Cuando empezamos a preparar nuestra vuelta al mundo, la idea nos atrajo. Nos dijimos: “¿por qué no probamos esto del Couchsurfing en Europa antes de empezar la vuelta al mundo y así luego será más fácil hacerlo con personas de diferentes culturas?”.

Nuestra primera experiencia en Couchsurfing

Así que durante nuestras vacaciones en España nos inscribimos en la plataforma y nos pusimos en contacto con Javier, un joven padre que vive con su hijo Lucas de 1 año y su esposa Marian. Enviamos un correo electrónico a través de la página web de Couchsurfing un mes y medio antes de la fecha, porque habíamos oído que en general los novatos no tienen muchas respuestas hasta que empiezan a tener opiniones de varios huéspedes! Javier nos dijo que estaría encantado de recibirnos una noche en su casa. ¡Qué suerte!

Nos sorprendimos de tener una respuesta positiva tan rápida y teníamos muchas ganas de vivir la experiencia!

Como nunca habíamos hecho Couchsurfing antes, no estábamos seguros de cómo funcionaba y nos preguntábamos cosas básicas como “¿Nos prestarán toallas?” o “¿tenemos que comer algo antes de llegar o cenaremos con ellos?” Suena un poco tonto, pero como teníamos dudas preferimos ser honestos y mandar un correo electrónico a Javier para que nos explicase la organización. Sí, a Anaïs le daba un poco de miedo ir a casa de un desconocido y no quería estar incomoda o ponerles incómodos a ellos!

Al final, nos enviaron una respuesta donde Javier nos explicó todo (básicamente diciendo que teníamos acceso a todo en su casa y que cenaríamos juntos).

El día llegó y hay que admitir que en el momento de llamar al timbre estábamos un poco estresados, pero Javier y su mujer Marian fueron muy acogedores y todo fue muy bien. Nos dejaron una habitación de invitados y un cuarto de baño, perfecto! Cenamos juntos, e inevitablemente el tema de conversación fueron los viajes! Disfrutamos mucho de la conversación, ellos habían visitado ya algunos países que visitaremos durante nuestra vuelta al mundo, así que nos pudieron aconsejar y nos ayudó mucho!

A la mañana siguiente, cuando nos despertamos, ya se habían ido a trabajar, pero habían dejado las llaves de la casa en la mesa y el desayuno… Nos sentimos muy agradecidos de tanta amabilidad!

Realmente disfrutamos de nuestra primera experiencia de Couchsurfing. Gracias a Javier, Marian y al pequeño Lucas. Muchas gracias por vuestra hospitalidad!

2 3

Tenemos la intención de repetir experiencia en otros países!

Y tú , ¿alguna vez has probado el Couchsurfing? ¿Conoces otros sistemas de alojamiento que se alejen del hotel convencional?

Like this?/Vous avez aimé?/Te gusta?