Visitando el Monte Bromo, el volcán más impresionante de Java

La isla de Java es probablemente la segunda más visitada de Indonesia, y ahora comprendemos por qué! El templo budista más grande del mundo, lo magníficos templos hindúes, la actividad incesante de Yogyakarta… y también los volcanes! El Monte Bromo es EL volcán que hay que ver en Indonesia. Está situado al este de Java, en el macizo de Tengger y se levanta hasta los 2330 metros de altitud. ¿Vienes a descubrirlo con nosotros?

Cómo llegar al Monte Bromo

Tienes dos posibilidades: si decides ir por tus propios medios, puedes coger dos trenes para llegar desde Yogyakarta hasta Probolinggo, y después un taxi o un bus local para llegar hasta Cemoro Lawang (aunque hay que saber que estos buses locales tienen una reputación pésima de ser timadores y mentirosos). Si no, por un precio más que razonable, puedes elegir una agencia de viajes que te llevará en transporte privado y te encontrará un lugar para dormir.

Después de preguntarnos cómo queríamos llegar hasta el Bromo, decidimos pasar por una agencia local (Losari). De hecho, en términos de duración y de precio es casi lo mismo así que nos dijimos que sería mejor que nos llevasen y no comernos mucho la cabeza.

Visitando el Monte Bromo

Elegimos un paquete que nos llevaría desde Yogyakarta hasta Cemoro Lawang (12 horas de viaje para llegar hasta el pueblo a los pies del Monte Bromo), una noche en un hotel allí, más el trayecto en jeep para ver el amanecer desde el monte Penanjakan y visitar el cráter del Bromo, para finalmente coger un bus hasta Denpasar en la isla de Bali (14 horas de bus local). Allá vamos!

Primer día: de Yogyakarta a Cemoro Lawang pasando por Probolinggo

Un minibus vino a buscarnos a nuestro hotel a las 7:30 de la mañana, y pasamos por otro hotel a recoger a dos parejas más, con los que haríamos el viaje hasta Cemoro Lawang. El trayecto dura normalmente 12 horas si todo va bien (contando el tráfico y las paradas). La llegada a los pies del Monte Bromo fue en realidad a las 9:15 de la noche, 14 horas de viaje!

El trayecto fue muy bien, excepto si tenemos en cuenta que habíamos pagado por un minibus con aire acondicionado y no lo tuvimos. Tuvimos calor pero nada grave. El conductor se paró en una zona de restaurants para comer. Y para nuestra sorpresa no había casi turistas y los precios eran muy correctos.

Después de comer volvimos a ponernos en camino y nos dimos cuenta de que nuestro conductor se dormía por momentos. Así que le pedimos que parase y una pareja del viaje le compró una bebida energética para que se despertase un poco y llegásemos enteros!

El resto del viaje fue bien y llegamos a la agencia de Probolinggo, donde hicimos el check-in para los hoteles, y donde también nos explicaron las siguientes etapas del viaje: despertar a una hora intempestiva, amanecer, caminar hasta el cráter, desayunar y vuelta al bus para 14 horas más de viaje!

Después de pagar los tickets de entrada para el parque nacional, nos metimos en otro minibus para subir hasta Cemoro Lawang, el pueblo donde se encuentran los hoteles. El trayecto duró una hora más o menos, y la carretera era de montaña. Menos mal que estábamos cansados y ni siquiera prestamos atención a la carretera porque… guau!

Una vez en el hotel Adas, nos sorprendemos para bien. Habíamos leído por todas partes que los hoteles de Cemoro Lawang son más que básicos, y a veces sin agua caliente. Pero por suerte nuestra habitación es inmensa, hay una tele (que nos da igual pero el caso es que hay una), y un cuarto de baño no muy bonita pero con una ducha caliente.

Preguntamos al hotel si nos podían preparar algo para cenar y entonces… decepción total, chasco, desastre monumental: no pueden. Pero si queremos podemos “caminar un rato por la carretera” y “a lo mejor” habrá algún lugar para poder comer algo. Sólo que son las 10 de la noche, en medio de la montaña a 2000 metros de altitud, y no hay luz. Bueno, en el momento nos molestó pero estábamos tan cansados que volvimos a la habitación a darnos una buena ducha caliente (yeah) y a dormir sin cenar!

Día 2: visitando el Monte Bromo y viaje hasta Bali

Hey, qué es ese ruido? Ah, es el despertador a las 2:45 de la noche porque el jeep nos espera a las 3! Teníamos la impresión de no haber dormido pero nos vestimos rápido y con un montón de ropa calentita, y cerramos nuestras mochilas.

El jeep fue puntual y nos esperaba abajo. Por el camino recogimos a las parejas del día anterior, justo al lado. Ellos pudieron cenar pero no tenían agua caliente (parece que no se puede tener todo!).

Durante una media hora de viaje en jeep atravesamos lo que nos pareció el desierto. Reconocemos que no sabíamos dónde estábamos ni adónde íbamos!

Nos dejaron en el mirador. Allí subimos las escaleras entre la oscuridad y la bruma para llegar hasta arriba. Y allí nos sentamos y esperamos porque era demasiado temprano. De hecho nos preguntamos por qué nos hicieron levantarnos tan temprano si después tuvimos que esperar una hora y media en el frío!

Y entonces la luz llegó pero… oh dios mío, qué decepción, qué drama! Había tanta niebla que no se veía nada, sólo una pantalla blanca! La gente empezaba a marcharse, las dos parejas que venían con nosotros nos preguntaban si regresábamos ya… no!! queríamos ver nuestro amanecer sobre el monte Bromo!

Pero 30 minutos de espera después, todavía nada. Así que un poco tristes nos fuimos de vuelta al jeep. Pero queremos ver las cosas positivas, y nos decimos que tendremos que regresar otra vez!

Volvimos al jeep y 15 minutos después nos dejo a los pies del Monte Bromo, para que fuéramos a pie hasta allí. Estábamos súper contentos, el lugar es magnífico! Estábamos a los pies del cráter, en la caldera, y teníamos que caminar unos cientos de metros y después subir al cráter. Es un paisaje totalmente irreal!

Para subir al cráter se puede contratar un caballo, pero nosotros lo hicimos a pie. No es nada complicado, aunque a veces cuesta respirar por la altitud y el azufre! El suelo está cubierto de ceniza volcánica y el paisaje es sencillamente impresionante! No fue la primera vez que visitábamos un volcán pero siempre es una experiencia extraordinaria.

La última parte del camino es una escalera que llega justo hasta el borde del cráter. Pero cuidado, no toques el suelo ni la barandilla, la ceniza se pega por todas partes! Al llegar arriba, el olor era muy fuerte, y había un montón de humo, pero el lugar es impresionante!! No pudimos ver el fondo del cráter, porque ese día estaba demasiado activo. Pero el ruido de las entrañas del monte Bromo es alucinante, y las vistas sobre la caldera y los otros montes son sobrecogedoras.

Después de un buen rato, volvimos al jeep, que nos dejó en el hotel. El desayuno nos esperaba (aleluya, comida!). Estábamos muertos de hambre después de habernos despertado tan temprano y sin cenar. Después tomamos una ducha y a las 9 un coche nos esperaba para regresar a Probolinggo.

El trayecto fue rápido y alucinante. Teníamos que estar en Probolinggo para llegar al bus de las 10:30 que nos llevaba a Bali, así que el conductor pisó a fondo! Habéis visto Fast&Furious? Pues un poco así pero en la montaña de Java. Una de las chicas del grupo acabó el trayecto vomitando!

En Probolinggo nos subimos al bus destino Denpasar (Bali). El bus en sí mismo estaba muy bien: aire acondicionado, asientos muy cómodos, muy pocos pasajeros… Pero conducen como locos! De todos los trayectos que hemos hecho en nuestra vuelta al mundo, os aseguramos que fue el peor! Daba igual que fuera un bus, adelantaba a todo el mundo, y vimos a la muerte de cerca unas 20 veces. Pudimos descansar un poco en el ferry pero no te aconsejamos mucho este trayecto.

Hay que saber también que el bus no se para para comer. Así que 14 horas sin comer no es ideal. Por suerte en el ferry entre Java y Bali vendían paquetes de pollo y arroz, y unas sopas de fideos.

El bus nos dejó en la terminal de autobuses de Mengwi, a unos kilómetros de Denpasar (pero ya lo sabíamos así que ningún problema). Desde allí cogimos un taxi hasta nuestro hotel en Seminyak.

Consejos para la visita del Monte Bromo

  • Llevar ropa de abrigo y buenos zapatos para caminar.
  • No hacer este tour si te mareas en coche, o prever medicinas.
  • Prever cosas para picar y para comer y cenar, también para el segundo día!
  • 28 horas de carretera en dos días es un poco demasiado, será mejor prever algo para ocuparse.

Precios de la visita del Monte Bromo

La visita completa del Monte Bromo te costará: 500.000 IDR a pagar en Yogyakarta (transportes y hotel en Cemoro Lawang) + 217.000 IDR a pagar en Probolinggo (ticket del parque nacional), es decir 717.000IDr por persona en total (50€).

El precio incluye: el transporte de Yogyakarta desde tu hotel hasta Cemoro Lawang, la noche de hotel, el ticket del monte Bromo, el recorrido en jeep (vista desde Penanjakan, cráter del Monte Bromo y regreso al hotel) y el transporte hasta Denpasar (con ferry incluido).

Nuestra opinión

Nos gustó mucho el lugar aunque como te puedes imaginar nos decepcionó un poco no poder ver el amanecer! El precio es muy ajustado teniendo en cuenta todos los transportes, y no tuvimos ninguna mala sorpresa (excepto el hecho de que el conductor del último bus había ganado el permiso de conducir en una tómbola). El volcán del Monte Bromo merece realmente la pena, las vistas son espectaculares y no todos los días se puede visitar un volcán activo!

Like this?/Vous avez aimé?/Te gusta?

4 opiniones en “Visitando el Monte Bromo, el volcán más impresionante de Java”

  1. Guau guau guau!!!!!!
    Realmente impresionante! !!!!
    Qué maravilla de excursión! !!!
    Me encantaría visitar un volcán activo

     

Comentarios cerrados.