Gili Air, una pequeña isla paradisíaca

Después de las fiestas de Navidad en Ubud, decidimos poner rumbo hacia las islas Gili, que forman parte de Lombok. Hay tres islas Gili, y nosotros decidimos ir a Gili Air, conocida por su ambiente tranquilo (al contrario de Gili Trawangan, conocida por la fiesta). Teníamos muchas ganas de conocer este pedacito de paraíso!

Cómo ir de Bali a las Islas Gili

Como estábamos con nuestra familia, nos tomamos las cosas con más calma y en plan un poco menos mochilero de lo habitual. Un coche nos llevó de Ubud hasta Amed, donde pasamos una noche, y al día siguiente nos llevaron al “puerto” de Amed (nótense las comillas) para subir a un speedboat en dirección a Gili Air.

El precio del coche para 4 personas fue de 500.000 IDR (35€) y después 500.000 IDR por persona por el trayecto ida y vuelta hasta Gili Air. Contratamos el barco con la compañía Pacha Express y todo fue muy bien. El barco se mueve bastante así que un pequeño consejo, si os mareáis en barco mejor prever una pastilla para el mareo!

Una parada en Amed

Para no hacer todo el trayecto de una sola vez, decidimos salir de Ubud por la tarde (porque por la mañana disfrutamos del hotel y su spa) y nos costó un par de horas llegar a la pequeña ciudad de Amed. Por desgracia el tiempo no nos acompañó así que nos quedamos disfrutando de nuestro hotel antes de irnos a dormir.

Elegimos el hotel Anda Amed Resort con piscina (¡evidentemente!). Las habitaciones son preciosas y el personal muy amable.

Bajamos hasta la playa de piedras pero no hay mucho más que hacer en la ciudad, aparte de submarinismo.

Rumbo a las Islas Gili

Al día siguiente nuestro conductor nos esperaba a las 8.30 am para llevarnos al “puerto”. Hicimos el check-in con los pasaportes y embarcamos sin mayor contratiempo. El barco tiene unas 30 plazas y es bastante cómodo. Nos dieron agua para beber a todos. El trayecto fue bien aunque se movía un poquito. En 1 hora y media llegamos a Gili Air (el barco hace una parada en Gili Trawangan primero).

Ya en Gili Air vimos el color del agua turquesa en la playa, es precioso! Y con todos los barcos de colores nos dieron ganas de dejar las maletas y lanzarnos al agua!

Para llegar al hotel alquilamos una pequeña carreta de caballos, ya que no hay ningún vehículo a motor en la isla! Es muy agradable.

Dónde dormir en Gili Air

Nosotros elegimos el hotel Senang Villa que solo tiene unas pocas habitaciones (5 habitaciones y una villa con piscina privada). Está compuesto por varias pequeñas villas privadas con una piscina en el centro. El lugar es sencillamente perfecto, a 5 minutos de la playa, y el personal es muy amable! Nos gustó mucho este hotel y la amabilidad de los trabajadores.

El precio es de 60€ por noche y el desayuno está incluido. De hecho, hablando del desayuno, nos dieron un menú pero no sabíamos que teníamos que elegir! Así que ellos, muy amables, nos trajeron los huevos fritos, las tortitas, las tostadas estilo francés, las frutas, el yogur, etc. Fue realmente muy amable de su parte pero no pudimos comernos todo!

Qué hacer en las Islas Gili

Nosotros aprovechamos para relajarnos y disfrutar de la playa, que es preciosa!

Pasamos una mañana entera haciendo snorkel (hay tubos de alquiler por toda la isla). Nos metimos de lleno en el mundo de Nemo y sus amigos, fue precioso.

Si vais un poco más lejos de la costa también podréis ver tortugas gigantes en el agua, es impresionante. Hay muchas excursiones disponibles para ver tortugas, los barcos os llevan a hacer snorkel un día entero o medio día. Nosotros nos quedamos en la isla y buceamos a lo largo de la costa. Fue una buena idea porque vimos realmente cientos de peces y corales de mil colores.

¡Bañarse en las aguas turquesas! Sí, es inevitable, el agua es preciosa. Sin embargo, llevad calzado que os proteja los pies porque no todo es arena, hay muchas conchas y rocas que pueden haceros daño en los pies.

El hotel nos prestó unas bicicletas para explorar la isla. Dar la vuelta a Gili Air nos cuesta unos 30 minutos (sí sí, es pequeñito!) pero hay lugares en los que tendréis dificultad para avanzar, ya que en algunas zonas la arena es muy blanda y las bicicletas se quedan clavadas!

Para ver un bonito atardecer, podéis ir al Gili Smile Bar, donde hay una vista preciosa (pero un poco de viento).

Además de las actividades de mar también hay una escuela de yoga y un centro de meditación. La isla es tan pequeña que resulta muy sencillo enterarse de las actividades de cada día.

Dónde comer en Gili Air

Os recomendamos sin duda el Star bar and bungalow donde pasamos una mañana entera bañándonos y después comimos. Estaba muy rico! Os sugerimos su Nasi Goreng con marisco, una auténtica delicia.

Villa casa mio que es un hotel pero con un restaurante directamente en la playa.

Eazy Gili Waroeng un pequeño restaurante en el centro de la isla (no hay vistas de la playa), pero delicioso! Los zumos de fruta son frescos y muy ricos, igual que los platos!

Un pequeño consejo: el servicio en los restaurantes es realmente lento! Mínimo 30 minutos para que saquen los platos, así que no esperéis a tener hambre para ir a un restaurante. Si no, podríais moriros de hambre antes!

Nos encantó pasar unos días en Gili Air, fue realmente relajante. El ambiente es muy chulo y relajado, es fácil dejarse seducir por Gili Air!

Like this?/Vous avez aimé?/Te gusta?

Una respuesta a “Gili Air, una pequeña isla paradisíaca”

Comentarios cerrados.