Un día en barco en Peel Island

Este día fue un poco especial para nosotros, ya que estando en casa de nuestros amigos en Brisbane, nos propusieron ir a navegar en su barco cerca de la ciudad. Sin embargo, para este artículo no tenemos tantas fotos como de costumbre ya que no pudimos llevar nuestra cámara, sólo el teléfono móvil.

Por la mañana nos pusimos en camino a Cleveland, a unos 40 minutos de Brisbane. Mientras nuestro amigo preparaba el barco, nosotros ayudamos a preparar el coche y el picnic.

Después de una buena hora de preparación, el barco estaba ya listo (sí, toma bastante tiempo poner todo en su lugar!). Antes de embarcar nos pusimos el equipo necesario: camiseta especial para el agua y el sol, gorra obligatoria, gafas de sol y crema del 50 por todo el cuerpo… y el chaleco salvavidas!

El barco era de tipo Calypso, un pequeño catamarán que ya no se sigue produciendo, un barco pequeño para navegar tranquilamente por el mar de forma deportiva. Así que saltamos los cuatro sobre el barco y navegamos durante una hora al ritmo de las olas. Era la primera vez que íbamos en un barco de este tipo, y fue muy divertido (aunque nos tragamos unas cuantas olas!). Pero no creáis que no, el barco se mueve bastante y al final salimos totalmente calados. Pero es espectáculo es realmente muy chulo!

Como el viento era favorable pudimos llegar hasta la isla de Peel, una pequeña isla en Moreton Bay que es sencillamente preciosa!

Al llegar a la orilla vimos otros barcos similares que estaban varados en la playa. Pero lo que más nos sorprendió fue el color del agua! Era súper bonita, azul turquesa, y daba ganas de saltar directamente! Y es de hecho lo primero que hicimos al llegar a la playa.

No había casi nadie en la playa, sólo unas cuantas personas, y algunos australianos que venían a hablar con nosotros, muy amables!

Recorrimos una parte de la isla a pie para llegar a un mirador un poco escondido. Nos bañamos un rato, pero el tiempo pasó rápido y el hambre ya empezaba a pesar!

Así que volvimos al barco y empezamos a regresar (una hora de camino) para llegar y hacer nuestro picnic (eran ya las 5 de la tarde).

El día se nos pasó volando, y regresamos después de las 8pm a Brisbane! Estábamos agotados pero súper contentos de esta experiencia. Después de darnos una buena ducha nos dimos cuenta de que nos habíamos quemado un poco con el sol, y eso que nos pusimos crema del 50 todo el tiempo (el sol en Australia es muy fuerte a causa del agujero en la capa de ozono).

Tuvimos una gran suerte de vivir esta experiencia gracias a nuestros amigos, y se lo agradecemos mucho!!