Borobudur: un lugar mágico

Una de las razones principales por las que fuimos a Yogyakarta fue para visitar el templo de Borobudur. Es el templo budista más grande del mundo, nada más y nada menos!

Un poco de historia

El templo de Borobudur está compuesto de dos millones de bloques de piedra, montados unos encima de otros para construir una estupa simétrica. Fue construido entre el siglo VIII y el IX pero no se sabe exactamente quién lo hizo! Su base tiene nada menos que 118 metros diámetro. En total, Borobudur tiene 6 niveles cuadrados rematados por 3 niveles circulares. Si lo viéramos desde el cielo, Borobudur tiene la forma de un mandala tántrico que representa la visión budista del cosmos: comienza por el mundo terrestre y acaba por el nirvana, el paraíso budista.

Cómo llegar a Borobudur desde Yogyakarta

Es posible llegar hasta Borobudur por cuenta propia, pero como nosotros estábamos sólo tres días en Yogyakarta decidimos pasar por una agencia para hacer el combo de los dos templos (Borobudur y Prambanan) en un solo día. Elegimos la agencia Losari y su excursión “amanecer desde la colina + visita de Borobudur + Prambanan” por 140.000 IDR por persona (10€). La agencia se encarga del transporte en furgoneta (nosotros estábamos solo 4 personas) y vosotros tendréis que pagar las entradas a los templos.

Visitando Borobudur

Salida desde el hotel

Despertamos a las 3 de la mañana, uf! El conductor vino a buscarnos los primeros y muy puntual, así que nos ponemos en camino hacia el punto donde veremos el amanecer. Por el camino nos paramos a recoger a una pareja de ingleses y continuamos una hora más de camino. El conductor nos explica un poco lo que vamos viendo al lado de la carretera, y es bastante simpático aunque nosotros estamos aún a medio despertar!

Mirador en la colina Setumbu

Después de una hora de camino llegamos por fin al mirador, situado en lo alto de una colina con vistas directas al templo. Aún es de noche cuando aparcamos en un parking donde ya hay bastante gente. El conductor nos dice que tenemos una hora y pico para ver el amanecer y regresar al coche. Así que nos ponemos en marcha para subir al mirador, y 10 minutos después allí estamos. De hecho os aconsejamos llevar zapatos cerrados porque allí arriba está lleno de barro, y si ha llovido la noche anterior mucho más!

Esperamos casi media hora antes de que el sol empiece a asomarse. Había mucha bruma ese día e incluso un poco de lluvia, pero cuando el sol empezó a salir la vista fue preciosa. Nos gustaron mucho las vistas desde la colina, pero pensábamos que el templo estaba más cerca! Si queréis hacer fotos bonitas, mejor dejad la goPro y preparad una cámara con un zoom decente!

Llegada a Borobudur

Después del amanecer volvimos al coche y nos dirigimos hacia Borobudur. El templo abre sus puertas a las 6 pero a las 6 y media ya hay un montón de gente! Y aquí vimos una pequeña introducción de lo que nos esperaba durante el resto del día: cientos de jóvenes estudiantes nos saludaban y empezaban a gritar como fans histéricos cuando levantábamos la mano para decir “Hello!”. Bienvenidos a Indonesia mister and miss!

El guía había pagado ya las entradas por nosotros por lo que entramos directamente y nos regalaron un café y un té. Si lo deseáis podréis contratar un guía voluntario a cambio de una propina. La entrada para los extranjeros es de 270.000 IDR (unos 20€) pero si compráis el billete combinado pagaréis un poco menos. Los indonesios pagan mucho más barato.

Visita de Borobudur

Una vez dentro del recinto, tuvimos un par de horas para visitar el templo y el museo de Borobudur. Y viendo la cantidad de gente que había ya, decidimos comenzar directamente por el templo y subir hasta arriba nada más llegar. Al llegar al templo es impresionante! Y aunque era muy temprano hacía ya un calor asfixiante.

Al descender a los pisos inferiores recorrimos los diferentes niveles en espiral para admirar los preciosos bajorrelieves y las estatuas. Es un lugar magnífico!

Nuestro momento de fama

Cuando estábamos sentados en lo alto del templo intentado descansar, varios grupos de estudiantes vinieron a pedirnos hacernos selfies con ellos! Nos pararon para hacernos fotos, entrevistas en inglés y mil preguntas. Los primeros 400 selfies son graciosos, pero al final nos dolían las mejillas de tanto sonreír! Nos costó más de 30 minutos volver a bajar las escaleras, porque todo el mundo nos decía “excuse me mister and miss, selfie with me?” y todos querían una foto. Incluso los padres querían “selfie with me!”. Un auténtico momento de gloria (y seguramente el único) 😉

El museo

Después de visitar el templo, pasamos a ver el museo pero no nos pareció interesante. Es un jardín donde veréis piedras originales de Borobudur, y también algunas explicaciones sobre su restauración. Pero no había nadie!

Para salir es realmente un laberinto! ¿Os imagináis el recorrido dentro del Ikea, donde os obligan a pasar por todas las secciones para poder salir? Pues la salida de Borobudur es lo mismo pero con un mercado de recuerdos y souvenirs… solo que aquí no hay atajos! Nosotros atravesamos un montón de pasillos con camisetas, joyas, etc… y 15 minutos más tarde conseguimos encontrar la salida. Por suerte el conductor debía estar acostumbrado y nos esperó!

Nuestra opinión sobre Borobudur

Nos gustó mucho Borobudur. El monumento es sencillamente impresionante y original! Su construcción y su arquitectura son muy diferentes de cualquier otro templo que hayamos visitado, y nos gustó mucho! El templo es parte del Patrimonio Mundial de la UNESCO y os lo aconsejamos sin dudar si estáis en Yogyakarta.

Consejos para la visita

  • Llevad ropa larga, si no os prestarán sarongs en la entrada.
  • Hace mucho calor así que llevad agua y algo para protegeros del sol.
  • Llevar buenos zapatos (especialmente si vais a ver el amanecer).
  • Preved al menos dos horas para visitar Borobudur, el lugar es grande y os pararéis catorce mil veces cuando os pidan fotos!
  • Intentad ir entre semana, ya que el fin de semana hay más gente y es más caro.
  • Comprad billetes combinados para visitar Borobudur y Prambanan, ahorraréis unas rupias!

Después de visitar Borobudur, nos pusimos en camino hacia Prambanan.

Like this?/Vous avez aimé?/Te gusta?

2 opiniones en “Borobudur: un lugar mágico”

  1. Magníficas fotografías, como siempre.
    Y en cuanto a los selfies, en la India es más de lo mismo. Son muy simpáticos estos indonesios. Y sonreir para una foto cuesta tan poco……!!!!!

     
  2. Espectacular el templo y las fotografías del amanecer idem.
    Fotitos mister and miss please? Jejeje…simpáticos

     

Comentarios cerrados.